…LO QUE LLAMAMOS AZAR ES NUESTRA IGNORANCIA DE LA COMPLEJA MAQUINARIA DE LA CAUSALIDAD… (JORGE LUIS BORGES)



Hume, filósofo empirista escocés del siglo XVIII, es uno de los máximos representantes de la ilustración británica aunque ha pasado a la historia como uno de los fundadores del empirismo. Admirador de la física, aspiraba a ser “ el Newton de las ciencias morales”. Con el tiempo, su filosofía evoluciona hasta alcanzar el escepticismo y el empirismo más radical.
            Entre sus críticas se encuentra una dedicada a la causalidad. Según Hume,  suponemos la relación causal como una conexión necesaria entre dos ideas o impresiones, es decir, entendemos que hay ciertos hechos que de manera necesaria llevan a que se produzcan otros. Pero no es una relación de ideas, ya que de serlo, se podrían predecir todas las consecuencias de cualquier fenómeno aunque nunca lo hubiéramos visto con anterioridad. Del análisis de la relación causa-efecto se obtiene lo siguiente: la existencia de contigüidad espacio-temporal (la causa y el efecto se producen en espacios próximos), la prioridad de la causa frente al efecto y, lo que denominamos causa y efecto, ya ha sucedido con regularidad en el pasado. Pero, ni de la contigüidad, la prioridad de la causa, ni de la conjunción constante se puede sacar la idea de conexión necesaria. Esta conexión necesaria que hacemos es explicada por Hume con la creencia, es decir, se debe a que estamos tan acostumbrados a que cuando se produce un determinado fenómeno se produzca un determinado efecto, que cuando vemos producirse a nuestro alrededor algo semejante a lo que ya conocemos, nuestro espíritu se adelanta por costumbre o por hábito.
            En mi opinión no estoy de acuerdo con la afirmación de que la causalidad no existe; creo que la causalidad existe en casos concretos, y que la combinación de muchos casos concretos que se relacionan entre sí, tiene como resultado un hecho necesario. Suponemos la siguiente situación: un individuo que está jugando al billar. Este individuo golpea una bola un determinado número de veces. Tras esto podemos observar que el conjunto de todos esos golpes se pueden englobar en dos situaciones: por una parte están todas esas veces que el jugador consiguió golpear una segunda bola con la primera, y por otra parte están los casos en los que no.
            Tras esto si nos fijamos en el segundo grupo (aquellas veces que el jugador no golpeó la bola deseada) vemos que en estos casos ha habido un elemento que alteró el experimento, es decir, que el jugador modificó el ángulo, la fuerza, o alguna otra circunstancia afectó a la trayectoria de la bola golpeada.
            Una vez hecha esta matización, podemos advertir, que si extraemos del experimento aquellas cosas que evitaron el choque de la bola obtenemos una causa necesaria entre golpear la bola con el palo, y que esta golpee a su vez la segunda. Esto último nos lleva a razonar: si eliminamos todas las interferencias obtenemos una causa necesaria, entonces si hacemos lo mismo con las interferencias, podemos argumentar que la situación a la que lleguemos será la misma, es decir, que existirá una necesidad causal de la interferencia; y lógicamente ocurrirá lo mismo con las causas de las interferencias. Esto desemboca en una red causal que crece exponencialmente y que,  por consiguiente, es la causante de que, ante una misma causa, los resultados puedan ser variados, pero siempre con una tendencia, la de la causa-efecto sin interferencias; es decir, si lanzas una piedra desde lo alto de un edificio el resultado más probable es que la piedra choque contra el suelo, pero debido a la red causal existen infinitud de otras situaciones pero menos probables.
            Con esto no pretendo llevarle la contraria a Hume en el tema de la causalidad, ya que estoy de acuerdo en que es imposible adelantarse a los hechos, solo pretendo matizar que en mi opinión la causalidad existe, únicamente que hace su presencia en casos concretos que interactúan entre ellos, de manera que en el hipotético caso de conocer todos los factores que toman parte en un hecho especifico se podría conocer su resultado cual problema matemático.

Entradas populares de este blog

“En este mundo traidor, nada es verdad ni mentira, todo es según el color del cristal con que se mira”.